Predomina en el Parque el piso mesomediterráneo caracterizado por su moderada altitud (de 350m a 950m) y menores temperaturas medias frente al termomediterráneo 0 - 350m).En las zonas más secas, normalmente orientadas al sur, domina el encinar que en las áreas subhúmedas es sustituido por el alcornocal. Conforme aumenta la altura y la precipitación, el alcornocal va siendo desplazado por un

denso bosque caducifolio de quejigos y melojos en buena parte suplantado por el castaño. Hoy se encuentran ocupando solo las partes más altas (un buen ejemplo es la cumbre del Castaño) aunque de forma genelarizada también ha sido sustituido por repoblaciones de pino negral.

La presencia de castaños queda delimitada a un área central, entre Aracena y Almonaster, con altitudes por encima de los 600 m . y precipitaciones en torno a los 900 l/m2, colonizando exclusivamente suelos calizos (hollinegros) ricos en hierro y magnesio. En zonas con condiciones térmicas y pluviométricas más duras aparecen otras especies como el melojo o rebollo, especie de pequeño roble muy usado en el carboneo y como curtiente.

El bosque maderable, situado sobre antiguas dehesas y terrenos marginales, corresponde a repoblaciones de eucalipto y pino. El primero se localiza sobre formaciones pizarrosas y graníticas entre los 500 y 600m., mientras que los pinos se sitúan por lo general a altitudes superiores

 

Las zonas de matorral se deben, por lo general, a deforestaciones históricas realizadas para cultivo de cereales que posteriormente fueron abandonadas dada su escasa productividad.

La vegetación riparia esta formada por chopos, álamos, fresnos, sauces y alisos. Está asociada a la extensa red hidrográfica del Parque destacando por su buen estado de conservación las riberas de Huelva y del río Múrtigas.

Es de resaltar la riqueza florística de este entorno donde hacen presencia numerosos endemismos peninsulares.

 

 

El tradicional aislamiento de la zona unido a la conservación de importantes extensiones de bosques, particularmente dehesas, ha posibilitado la llegada a nuestros días de una amplia variedad de especies, algunas en peligro de extinción, caracterizada por representantes típicos del bosque mediterráneo. Destacan los mamíferos predadores tal como el lince, el gato montés, la gineta, el turón, la garduña, comadreja, el tejón, el

meloncillo y la nutria,cuya presencia es habitual en los principales cursos de agua. El oso y el lobo desaparecieron, este último hace tan solo unas pocas décadas.

El buen estado de conservación de estos montes se refleja en la importante comunidad de aves rapaces, sin duda favorecida por la abundancia de presas. Resalta la presencia del buitre negro y leonada, el águila real, el águila perdicera, el águila culebrera, el aguila calzada, el azor, el ratonero,el milano negro, el halcón peregrino, el cernícalo, el búho real, el cárabo,., a lo cual hay que unir

su importante papel como área de dispersión de los inmaduros de águila imperial procedentes de Doñana.

Las aves acuáticas resultan escasas aunque la construcción de embalses ha favorecido a especies buceadoras como el cormorán, el somormujo y el pato colorado.En torno a las riberas mejor conservadas podemos encontrar a la escasa cigüeña negra y peces endémicos peninsulares como el jarabugo, la pardilla o la lamprehuela.

La actividad cinegética ha sido tradicionalmente un recurso de importancia en el Parque siendo las principales especies cazadas el ciervo, el jabalí, el conejo y la perdiz bajo distintas modalidades como la montería, el gancho, la batida, la caza al salto, el aguardo, etc.

Consejos Ecológicos al visitante

 

1Documento pdf con información detallada de la flora y la fauna del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche.

1Mapa de información vegetal y litológica del Parque

 


>> ©2007 www.sierradearacena.net   info@sierradearacena.net <<